StatCounter

domingo, 1 de marzo de 2009

VIERNES A LAS CUATRO
A esta tarde le falta el relámpago de una palabra,
cae en un mundo sordo.

Hay temblores hoy,
con este hielo,
con este peso de campanas dolientes.
Una señal se contorsiona en el reloj
y desnuda una avalancha,
un río de imágenes rotas.

Hay que destajar este tiempo,
cepillarle los flancos desgarrados,
enseñarle las buenas maneras,
a ser paciente,
a susurrar el tema de la espera,
como espera una mirada su tono acompañante.

De no ser Viernes hoy,
no tendría este aire tantos ojos ciegos,
ni ese anillo de soledad ceñiría aquel reloj.
De no ser Viernes ahora,
vestiría esta estación su traje de normalidad,
sin traspasar tanta sustancia,
sin doblarla.
Esta tarde está cayendo hacia el foso de la nada,
a su tumba de miserias,
a su cofre derrotado.

No hay comentarios: