StatCounter

jueves, 30 de abril de 2009

EL VAGABUNDO



Sabor de calle en sus ropas,
de tierra,
de polvo.
En su boca un aliento prohibido,
sus pasos al margen de todo,
sin memoria,
sin horarios,
sin hermano.

Dicen,
que la vida pasa a su lado,
que está loco,
perdido.

Pero en sus manos
mas libertad que en las nuestras,
expone con descaro la nada que somos,
la verdad que escondemos,
que tantas luchas no nos dan sustancia,
que la vida es la misma
si estás adentro o afuera

Todos somos ese hombre camuflados.
El tiempo nos impondrá su misma miseria ,
infinitamente diminutos,
efímeros.

Al final,
¿Cómo saber quién es el loco?

2 comentarios:

Silvia E Pérez Cruz dijo...

Otra joya más de tus letras... habrá que ponerse en fila para la firma de autógrafos.
Abrazos,
silvia

Anónimo dijo...

Camuflamos escondemos esa esencia que desea sobrevivir, y en la semejanza como no desear que el rico se bañe de pobreza y el pobre de su riqueza...dijo alguien por ahí.
Todo lo que vengo leyendo, Cómo es que no entré antes.
Gracias por compartir y obligarnos a reflexionar sobre nuestra insignificancia.
un abrazo,
Céu de Buarque