StatCounter

lunes, 17 de agosto de 2009

CANTO NEGRO

Es que ayer,
la ciudad me tiró sus cuchillos,
despiadada me mostró sus océanos negros.

Ayer mi alma subió la pobreza en la montaña,
por escalerillas labradas en la tierra
entré al recinto donde acampa la miseria.

Entre pisos y paredes de barro y guadua
se desmoronó mi espíritu,
deje colgada una tristeza seca
en el hueco que simula ser ventana.

Es que ayer
se me vino encima la marea milenaria de la injusticia.
Con su escuálida figura de engaño
unos pocos festejaban con bullicio la riqueza,
mientras tanto un coro multitudinario de llantos
apenas se escuchaba desde el fondo de la impotencia.

Ayer sangré,
ayer morí.

Pero hoy canto.

4 comentarios:

pink sky dijo...

la verdad soy feliz porque canto, le canto a la vida a la tristeza y la alegria, me gusto bastante

Clara Schoenborn dijo...

Amiga: gracias por dejar tu pensamiento y sentimiento a la orilla de mis palabras. Te mando un abrazo fuerte.

Magdalena Albero dijo...

Impresionante tu canto, Clara.

Gracias a tu mirada, a tu palabra, que le da voz a los llantos sordos de la impotencia.

Un afectuoso abrazo

Clara Schoenborn dijo...

Es un misterio para mí cómo una masa multitudinaria se pliega al yugo de unos pocos, no obstante, la historia demuestra cuán frágil es ese yugo en la dimensión del tiempo. Gracias querida amiga, te mando un beso.