StatCounter

miércoles, 16 de septiembre de 2009

MARIO BENEDETTI


Cuando te encontré,

el claro de los versos hizo esencia entre mis sienes

y abrieron sus ventanas las palabras

y entre vitrales bailotearon justo en medio de la emoción.



No necesitaba imaginar tu rostro,

porque tu sonrisa iba acicalando los poemas,

con la forma humilde de ornamentar al amor,

ese canto disparado en poderío.



Mi Mario, mi Benedetti,

cuánto dijo la sencillez de tu grandeza,

haber trenzado tanta hondura

con las más escuetas armas del lenguaje;

haber servido el vino más depurado

en una mera copa de escribiente.



Mi Mario, mi Benedetti,

hoy vengo a decir en tu lenguaje:

que si te vas no sea para quedarte,

si no para irte en eterna llegada.

10 comentarios:

Daniel dijo...

Hermosa tu sensibilidad, Clara; tantos se habrán emocionado con este gran hombre.
Un beso y buen fin de semana.

trendeotonyo dijo...

Un gran homenaje, Clara, que todos los amantes de la poesía suscribimos. Felicidades.
Besos desde mi bahía.

Leyddy Dhianna Reynoso Caraballo. dijo...

Amiga poetisa que lindo que escribes, que hermoso es tu homenaje...

Un inmenso placer visitarte...
Besitos y cariños para ti...

Clara Schoenborn dijo...

Daniel: solamente quien es sensible, como tú, puede visualizar esta cualidad en otros.Gracias por tus palabras. Otro beso para ti.

Clara Schoenborn dijo...

Pedro:te agradezco tu testimonio en mis letras. Me alegro que nuestra amistad esté creciendo. Un abrazo con todo mi afecto.

Clara Schoenborn dijo...

Gracias Leydi por catalogar tan espléndidamente mis letras.Pronto te visitaré en tu sitio para disfrutar también de las tuyas. Besos y abrazos.

Antonio dijo...

Don Mario
Era como esa persona que habiendo entablado conversación por la calle so pretexto de cualquier incidente, en un momento de la charla te das cuenta de que llevabas horas hablando, con la mayor naturalidad tanto de las cosas mas baladís como de las más íntimas, como si tu interlocutor fuera ese amigo íntimo que conoces de toda la vida. Así te hacía sentir cuando "se hablaba con él", que eso era leer sus poemas.

Precioso homenaje y preciosa tu manera de hacer y sentir.

Clara Schoenborn dijo...

Gracias Antonio, amigo mío: has condensado muy bien el espíritu de este poeta.Besos.

lluviadeabril dijo...

Que bellas y sentidas palabras para este humilde, pero grandioso maestro de la poesía. Le regalas el corazón con tan profundas palabras llenas de afecto, admiración y respeto.

Clara Schoenborn dijo...

Gracias mi querida Lluvia.Yo quiero a este poeta. Un beso.