StatCounter

miércoles, 2 de septiembre de 2009

SIN SAL EN LA HERIDA

Jamás haré que el veneno se mezcle con los aromas,
dejaré en pie toda la hechura,
con las aguas, los ríos, y los planetas en convulsión.

No quiero que nada profane la belleza del respiro,
que los lienzos siempre pinten la médula de ese canto,
la espesura de los versos que fueron fuentes del trance
y que ningún filo imponga la herida de un sinsabor.

Jamás mancharé con lacra la pureza de ese brote,
quedará siempre naciente,
siempre verde,
siempre revelación.

No hay comentarios: