StatCounter

domingo, 18 de octubre de 2009

CAMINO EN INFINITO




Los ganchos fueron largos y de acero,



nunca entendieron la ruta de los soles.






En las pieles se perpetuaba esta galaxia,


encajados en lo tibio de un zigzag.






Era el crujir de pequeñeces, casi un aire,


era el perímetro de un sol en lejanía,


era un horizonte con impulso desde el grito,


tu susurro,


mi dolor,


nuestra obsesión.






Me querrás


según tus cuadros, tus cadenas.


Yo te querré


sin contratos en los sueños,


entre paredes blancas,


- sordas -.

6 comentarios:

Silvia E Pérez Cruz dijo...

niña!!!! hoy si salieron las lágrimas...precioso!!!...
un fuerte abrazo,
silvia

Clara Schoenborn dijo...

Ay Silvita..que yo también lloré escribiéndolo. Hace rato que no me sucedía. Bueno, qué bien que quedó reflejado todo en las letras. Gracias, besos y abrazos y estoy esperando me invites a ser lectora de tu blog...ehhh...

trendeotonyo dijo...

Me encantó todo el poema, Clara, especialmente la última paraestrofa. Me deleité en tus versos.
Desde la bahía, besos mediterráneos.

Smileater dijo...

"Sin contratos en los sueños..."


Ése es el verso que me quita lo estable al leer tu poema.

Gracias por escribirlo.

Clara Schoenborn dijo...

Gracias Pedro. Aprecio como oro tu presencia en mis versos. Besos y abrazos para ti.

Clara Schoenborn dijo...

Señor Smile: que su presencia me honra y me alegra infinitamente. Un abrazo.