StatCounter

lunes, 26 de octubre de 2009

MANANTIAL  INSISTENTE





Tu nombre ha sido el nombre resguardado,


la señal intermitente en mis huidas.

Has sido rueda en el hambre del camino.




He visto árboles disecados sin su sostén de lágrima,


mantos de piedra sobre la pluma del suspiro.


Ahora no encuentro como atajar las danzas.





Ya sé que tropezamos con vehículos de absurdos


y que colgamos letras de grito en el vacío.


(Ya lo sabemos.)


Pero no cesan frente a la ventana las noticias incendiadas,


los garabatos inflamables - como magmas-.






Afirmativa soy,


la medusa fructífera


la garganta del derrame.








Soy toda intención:


una silente fugitiva


en el bautizo de tus nidos.




4 comentarios:

FRANCISCO PINZÓN BEDOYA dijo...

Ese "colgamos letras de grito en el vacío" es una metáfora que me habla de sielncios en compañía, y que dice sin decir...

Eres lo más peota que he leído en estos días de poetas desconocidos (al menos para mí)

Simplemente te seguiré leyendo

Otro abrazo (número 3)

Clara Schoenborn dijo...

Es el mejor halago que puedas escribirme. Me siento feliz de leerlo. Nunca pienso si soy mejor o peor que nadie, simplemente escribo lo mejor que puedo, pero que alguien como tú me lo diga me complace muchísimo. Un beso.

José Antonio dijo...

Buen poema, amiga Clara. Me ha gustado su musicalidad, su cadencia, las imágenes expuestas, vamos, que he disfrutado leyéndolo.
Un placer, siempre.

Clara Schoenborn dijo...

José Antonio: gracias por esas palabras. Sobre todo por ese "vamos" tan español que me encanta escucharlo decir. Un abrazo.