StatCounter

viernes, 9 de octubre de 2009

PARADOJA


Hoy no quiero que vengas,



que tu cuerpo no interrumpa este amor.






Hoy quiero fragmentarte


en escenas de fundiciones y reptiles.






Sentir en la garganta la aguja que me teje el ahogo,


quemarme en las espumas destiladas del recuerdo,


crucificada


ahí donde te bebo cuando no estás.






5 comentarios:

La abuela frescotona dijo...

nada mas sublime que crucificarse `por y en el amor,la simbiosis humana del afecto, dos corazones en un solo cuerpo....bello...muy bello

Clara Schoenborn dijo...

Me alegro haya sido de tu agrado abuela. Un beso.

Daniel dijo...

La hermosa sensación de extrañar para difrutar a quien se ama sabiendo que su presencia es necesaria y segura.
Belleza sin duda estimada Clara.

Un beso

Clara Schoenborn dijo...

Gracias Daniel:bueno ésto es algo raro que pasa a veces, algo así como querer permanecer en la añoranza amorosa. Besos.

Horace dijo...

Clara ¡Eres perversa! Me obligas a leerte una y otra vez para descubrir al fin que la paradoja no existe. Que la presencia y la ausencia es lo mismo cuando ambos han fundido su esencia... Magistral.