StatCounter

viernes, 27 de noviembre de 2009


Hoy me hago falta. No sé en dónde me quedé extraviada y hace rato que no regreso.

----------

Cómo quiero a mi niña interna. Ella me salva del tiempo.

----------

Nunca haré la cuenta de lo que tengo, tampoco de lo que me hace falta. La incógnita me mueve eternamente.

----------

Cuánta felicidad he perdido en la belleza de las cosas simples que nunca me he detenido a observar.

---------

Las palabras que nunca se dijeron. ¿Fueron palabras?

---------

Los besos que se imaginaron, pero nunca se dieron,  fueron los mejores besos.

----------


5 comentarios:

José Antonio dijo...

Muy buenos pensamientos que obligan al lector a profundizar en la frase.
Me han gustado.
Destaco para mi gusto los cuatro primeros.
Un abrazo, Clara.

Óscar dijo...

Veo que sigues con los aforismos y reflexiones, aunque en este caso son más bien preguntas que te haces a ti misma. En ciertos casos las palabras que nunca fueron dichas son las que queman por dentro, y la imaginación, ya se sabe, endulza y lima las aristas de la mostrenca realidad.

Un abrazo, Clara.

reltih dijo...

hermosa contradicción. me encanto. un beso amigo

Daniel dijo...

La cara oculta de lo que dejamos de hacer para no ser lo que necesitamos. Cuánto me llegan tus palabras mi querida amiga.

Un fuerte abrazo.

Clara Schoenborn dijo...

Gracias Reltih por tu presencia tan dedicada en mis poemas. Otro abrazo para ti.