StatCounter

martes, 24 de noviembre de 2009

TU CONDENA



Tú no sabes,



que de mis manos a tu temblor,


una canción de albahaca te sostiene.






Tú crees que son matemáticas,


pero no sabes,


de la alquimia que depura los versos


con la sal exacta de tu desembocadura.






Tú no quieres saber;


y hay abismos guardando las esferas.






Mientras tanto,


la filigrana adorna nidos diamantados


en el cruce inamovible.



7 comentarios:

Óscar dijo...

Me gusta esa "alquimia que depura los versos", y cómo enfatizas el "tú no sabes". También es reseñable la expresión "de mis manos a tu temblor".

Se nota que te encanta la pintura. Esta vez es Munch.

Saludos, Clara.

Anónimo dijo...

He leído y disfrutado unos cuantos de tus poemas, Mi playa,El final del Baile,Desfile nocturno de incendios y este mismo me han proyectado a grandes escenarios.

Un saludo y mis aplausos...Maramín

Clara Schoenborn dijo...

Óscar: gracias por tu continuo apoyo a mis escritos. En efecto, me encanta la pintura, en general, todo lo que sea arte, es el aspecto humano que me reconcilia con la especie. Hay tantos otros campos donde su desempeño es tan deplorable. Un abrazo fuerte.

Clara Schoenborn dijo...

¡Amigo Márcos! Gracias por esta visita. Me alegra muchísimo y aún más cuando me escribes que te han gustado mis poemas. Un abrazo con todo afecto.

José Antonio dijo...

Un poema con bastante abstracción, en el que si te dejas llevar por la sonoridad de las palabras, recoges un poso autenticamente delicioso.
Un abrazo, Clara.

reltih dijo...

guauuuu, hermoso....
un beso amigo

Daniel dijo...

Me han gustado estos versos que transmiten la sensación de abandono y de ceguera.

Se siente tu ritmo interior en ellos.

Besos estimada Clara un gusto volver.