StatCounter

domingo, 3 de enero de 2010

Para mis amigos lectores: estaré  ausente 20 días por vacaciones. Estaré visitando a mi más amado amigo y compañero: el mar. Por eso les dejo un poema que ya subí hace unos días al blog, pero que lo escribí pensando en el feliz momento que comenzará mañana. Un gran abrazo y mi agradecimiento desde el corazón por su presencia en estos versos.


MI PLAYA







Cerrar mis ojos hará que el coral



asiente su esmeralda en lo denso de las fuentes.







Quien sabe desde cuándo



la sal ha mudado del viento hasta mi sangre,



desde cuándo son los barcos, los peces, las arenas,



pasajeros eternos de este naufragio en la distancia.







Volver será el bautizo del agua acompasada,



de hilos que en el aire recogen las angustias,



será la paz del susurro azul sobre las danzas,



la música liviana del gesto de la espuma.







Acomodaré mi espalda en las manos de esa orilla



para recuperar su pálpito de naturaleza madre,



seré una simple letanía de anhelos



inmersa en la acuarela de todos sus milagros.

7 comentarios:

La abuela frescotona dijo...

siempre es bueno el regreso, volver...

abrazar los recuerdos, con los sentimientos del presente, que suerte tienes amiga, tener un lugar que siempre te espera.
un abrazo de mar y sal, querida amiga

reltih dijo...

seguro vas para buenabentura, seguro Nadli te invitó. que estés muy bien.
besos

José Antonio dijo...

Un poema que he vuelto a releer y he vuelto a disfrutar.
No sé que tiene el mar que atrae tanto. Ahora toca pasarlo bien amiga Clara.
Un fuerte abrazo.

Paco Alonso dijo...

Tus letras son la calma al lado del mar, tú la maga que por momentos nos haces creer que tenemos alas y podemos volar.

Gracias por compartir.

Cálido abrazo.

Óscar dijo...

Este poema cautiva desde sus primeros versos. Transmite una sensación de paz y quietud, amén de una armónica belleza.

Espero que disfrutes del mar. Se te echará de menos.

Un abrazo, Clara.

Silvia E Pérez Cruz dijo...

y ya te extraño!!! El poema es una delicia, captura toda la magia de ese abrazo que cobija, alimenta y revitaliza.
Un fuerte abrazo y hasta pronto,
Silvia

Marisol dijo...

Te he leído y me he sentido arrullada por el vaivén de tus versos.
El recorrido es sencillamente precioso, a destacar la tercer estrofa, cuyo hálito lírico me impregnó hasta el alma, y el final que no pudo estar mejor.

Tu blog es un remanso de paz. Saludos.