StatCounter

domingo, 28 de marzo de 2010

CUARTO DE REFULGENCIA Y OPACIDAD


























He llegado hasta este foso nocturno,



como meta tras mi escalera de aflicción,


a buscar en tu baúl húmedo un resquicio de blando musgo


donde inventar una mano que me sostenga.






Ya sé que tu brea y tu ámbar


son espejos de mi penumbra, nada más,


que es mi sueño el que nos inventa,


como mano y caricia,

 
que tal vez sólo vengo a mirarme en este retrato


tan parecido a mi piel de sombra.






En tu jeroglífico


descifro las unturas de muchas almas,


los tiempos en que les robaste trozos de lágrima


para colgarlos en tus muros de tiniebla.


Yo también he venido


a dejar mi tributo entre tus venas.






Por el vidrio


resplandece el bordado de la luz en el estertor del día,


ese ojo ambivalente que adentro es consuelo y afuera esperanza,


es tu forma de anunciar un futuro de salidas,


                                      un augurio de puertas.



Pero hoy no voy a fundirle el bronce a ninguna abertura,


quiero descansar en tu vientre eclipsado,


que mi sueño, entre espirales y vaivenes, atraiga el olvido


y luego, si todas las sombras compactan su niebla,


buscaré ese pasadizo y su promesa.

10 comentarios:

El Drac dijo...

Qué hermoso poema, se le siente muy vanguardista y con bastante dinámica. Un fuerte abrazo

Pedro F. Báez dijo...

Profundas, personalísimas y a la vez, universales cavilaciones al arrullo del silencio... Una proeza de balance entre musicalidad lírica y libertad de forma. Un triunfo de tu numen y tu creatividad poéticos. Me quedo a seguirte y te abrazo desde mi Isla virtual.

José Antonio Fernández dijo...

Un poema muy bonito, plagado de buenas imágenes.
Todos los pasadizos tienen algún resquicio por donde salir, por allí hay que buscar la promesa.
Un fuerte abrazo.

reltih dijo...

ese estilo tuyo que hace que uno medite mucho. excelentes versos mi apreciada paisana

Óscar dijo...

"que tal vez sólo vengo a mirarme en este retrato
tan parecido a mi piel de sombra."

Me han encantado estos versos. Es un poema tan sombrío como reflexivo. Invita a la introspección. Todos tenemos un laberinto de espejos en nuestro interior.

Un abrazo, Clara.

La sonrisa de Hiperión dijo...

Ojalá los refugios fueran más amplios...

saludos y un abrazo enorme.

Azul dijo...

Precioso ese querer descansar en el vientre eclipaso para buscar el pasadizo y la promesa. Me ha gustado mucho.

Marisol dijo...

Un poema introspectivo que invita a la reflexión. Lleno de expresiones de tu diccionario poético, que brillan con luz propia.
Me gustaron sobre todo:
'es mi sueño el que nos inventa'
'tal vez sólo vengo a mirarme en este retrato
tan parecido a mi piel de sombra.'
'Por el vidrio
resplandece el bordado de la luz en el estertor del día,
ese ojo ambivalente que adentro es consuelo y afuera esperanza'

Tu estilo poético es único, Clara, y de gran calidad.
Es un placer visitarte y aprender en tu blog.

Mi gratitud infinita. Un abrazo.

Fausto dijo...

"Yo también he venido
a dejar mi tributo entre tus venas"

Clara me gusto mucho ésta parte entre tus delicados versos. Me identifico con éste poema con algo que me ha pasado, me endulzaste por dentro.

Un abrazo.

Daniel dijo...

Una belleza de poesía. Transmite la calma de una madurez poética.
Excelente mi querida Clara.

Un abrazo para vos.