StatCounter

domingo, 2 de mayo de 2010

FUE AYER TARDE CUANDO LLOVIMOS

























(Fotografía de Katiachausheva-Flickr: http://www.flickr.com/photos/katiachausheva/2703466820/sizes/o/in/faves-28366317@N03/)


Todo está contenido en el planear de esta tarde



habla la luz a la sorpresa que magnifica tu nombre,


a ese remolino de banderas con cabelleras sueltas.






Todo se construye al recaudar palabras perdidas,


aquella catalepsia que inundó el tiempo.






Cuánto cardumen ha salido del coral,


ahora mismo, hasta ese pulso de piel,


se está anidando inquieto en tu zigzag de fuego.


Viejas corazas pierden su membrana y me dejan desnuda,


afanosa de esas prisiones donde bebí el mosto.






No se qué hacer ante esa letanía de futuros,


me exige un horizonte con su línea irrevocable.


No sé que hacer con mis linderos,


apenas alcanzo a atrapar mis recintos mientras me diluyo.

11 comentarios:

azul dijo...

La imagen y el poema se acompasan y se diluyen, como tú. Muy bello. Abrazo azul

José Antonio Fernández dijo...

Una poesía que exige tener todos los sentidos alerta para que no se escape ningun trazo, que se va formando en la cabeza conforme se avanza en la lectura, formando al fin un cuadro intenso de imágenes muy bien plasmadas. los versos finales muy bien logrados y el enlace de la foto realmente interesante, para disfrutar un buen rato de buenas fotografías.
Un fuerte abrazo y perdona por el extenso comentario.

Pedro F. Báez dijo...

Pide José Antonio Fernández disculpas por un comentario "largo" que es realmente justo y atinado. Clara, esta metáfora tuya ..."aquella catalepsia que inundó el tiempo..." Si decidieras no escribir nunca más, esta metáfora alienante y cabalística te aseguraría sin esfuerzo un lugar en los anales de la poesía moderna. Por suerte para nosotros, continuarás escribiendo poemas como éste, que dentro de su dejo existencialista e inherente y visceral incertidumbre, trae también un murmullo, un lejano eco de esperanza que se deja oír aquí y allá dentro del poema... Siempre un lujazo leerte, Clara. Te abrazo.

Óscar dijo...

Un poema para leer y releer. Se disfruta de cada verso, de cada metáfora. A mí la que más me ha cautivado es ésta:

"habla la luz a la sorpresa que magnifica tu nombre"

También me ha gustado "ese pulso de piel".

Un abrazo, Clara.

La abuela frescotona dijo...

ME HABLA DE PASIONES CONTENIDAS, PRISIONERAS DE PREJUICIOS, QUIZÁS?
HERMOSO, MUY APASIONADO...
UN ABRAZO QUERIDA CLARA

Isabel dijo...

Me encantó desde el título Clara, tus metáforas son verdaderamente hermosas y originales, tiene una carga sensual y erótica que me fascina...

mi enhorabuena, un beso

Luis dijo...

Un poema con varias lecturas según transcurre. Primero un tanto triste, después un mucho doloroso cuando comunica soledad, y al final una esperanza pone el punto equilibrado en este enorme poema.
Un saludo

emilio dijo...

Llueve el amor y el deseo en bellos trazos.
Un abrazo.

reltih dijo...

magistral, bello, genialidad de una verdadera poetisa. aprendo leyéndote.
besos

Mariela Marianetti dijo...

Hermosas letras Poetisa. las metàforas llevan al corazòn a un mundo donde las sensaciones imperan.
Un gusto leerte Clara.

Cordiales saludos

Marisol dijo...

Ciertamente tu poesía requiere despertar cada sentido, Clara.
Me han gustado mucho estos versos:
'ahora mismo, hasta ese pulso de piel,
se está anidando inquieto en tu zigzag de fuego.'
Las corazas tienen que caer siempre que nos abrimos a la poesía, aunque la sensación de desnudez nos invada.
Un gran abrazo.