StatCounter

miércoles, 19 de mayo de 2010

Un instante en un caleidoscopio



En el minúsculo recinto del pensamiento

ahí es donde se desviste la acidez de una lágrima

o la curva que impulsa la luz de los espacios.


Todo amanecer va con la impronta de nuestros fantasmas

o quizás con el aura desquiciada de un ángel recién nacido.


Podemos hacer del agua un brocado de música

o una avalancha entre ahogamientos

-todo en el pequeño espacio de una idea-.


Cuántos relámpagos se lamen los brazos amputados,

solamente porque la ceguera es ambiciosa

y quiere derramar su teorema.


Hay sueños que pueden recitar sus canciones,

saltar en el limbo de las almas,

en el cuerpo amable del imposible tan terco a su fórmula.


Si.


En ese espacio atiborrado de falacias también hay

danzas que pueden tener la transparencia de una verdad,

así sea en un glorioso navío soportado sobre estacas flotantes.


Terminaremos de todas formas mudos,

ajustados en la grieta oscura de la tierra,

adentro del tiempo,

como en un cataclismo ajeno a nuestras culpas.


Entonces,

¿Por qué no dejar que ese polvo esparza su tornasol?




 

19 comentarios:

Pedro F. Báez dijo...

Porque si dejamos que se esparza y se pierda para siempre ese tornasol, no nos quedará nada para maquillarnos, para ponernos el rostro en su lugar y seguir viviendo... Profundidades casi insondables esta vez, Clara. Y un juego de claroscuros y luminosidades como los paisajes electromagnéticos que dibujan y desdibujan las neuronas en el propio cerebro... Es más, me he sentido metido en ese "reducido espacio de pensamiento" como si fuera una cárcel que al final, nos libera a precio de que echemos nuestros ojos y nuestras lenguas (el tornasol) al vacío de la imposibilidad ya que nada es mutable ni evitable en un universo implacable y mudo reducido a "una grieta" que es azotada constantemente por esos cataclismos —tal como dices— que nos dejan imbuidos con la sensación de la inutilidad de la existencia. Impresionante y aterrador tu poema, como un dios antiguo... Besos

Óscar dijo...

Un caleidoscopio de metáforas es tu poesía. Las imágenes de la primera mitad me han gustado mucho. Sirvan como ejemplo:

"ahí es donde se desviste la acidez de una lágrima
o la curva que impulsa la luz de los espacios"

"Podemos hacer del agua un brocado de música"

"Cuántos relámpagos se lamen los brazos amputados"

Tu poesía conjuga como pocas belleza estética y reflexión.

Un abrazo, Clara.

Luis dijo...

Un pensamiento corta y amputa, que empuja a la reflexión sobre ese final en el que todos estaremos desnudos frente a la "grieta oscura de la tierra" en la que descansaremos de tanta vida a empujones.
Una delicia leerte amiga.

Mariela dijo...

Tu poesìa se explaya en metàforas que cautivan el alma. El caleidoscopio es una enseñanza, a mì me llega asì, como con pequeños vidriecitos se pueden armar bellas figuras. Podrìamos aplicarlo a los momentos pequeñitos de nuestra cotidianidad y aprender a verlos en su esplendor, despuès de todo, como tù dices. Por què no dejar que ese polvo esparza su tornasol?

Me ha gustado mucho leerte Poetisa.

Cordiales saludos

reltih dijo...

siempre es interesantisismo leer tus escritos tan llenos de profundidad, usted tiene un concepto de la vida muy practico, eso me encanta.
besos y mis respetos a su poesía.

Adolfo Payés dijo...

Bello es descubrir tus versos.. me quedo siempre admirándote mas .. gracias por compartir tus poemas..

Un abrazo
Saludos fraternos..

PD: por problemas con el ordenador he estado ausente.. pido disculpas..

Silvia E Pérez Cruz dijo...

Tus letras siempre atrapan como las lucs del caleidoscopio. Gracias Clara por compartir tu arte.
Un fuerte abrazo,
Silvia

Marisol dijo...

Me encanta adentrarme en tus pensamientos y descubrir tu filosofía, Clara.
Tus metáforas elevadas, logran imágenes de un caleidoscopio lírico fantástico.
Tu poesía tiene la cualidad de armonizar los versos al punto de que decidirse por alguno es muy difícil. Me arriesgo:
'En el minúsculo recinto del pensamiento
ahí es donde se desviste la acidez de una lágrima'
'
'Hay sueños que pueden recitar sus canciones,
saltar en el limbo de las almas,
en el cuerpo amable del imposible tan terco a su fórmula.'

El final no pudo estar mejor.
Sigue esparciendo tu polvo tornasol, tu imaginario poético, tu universo lírico.
Un afectuoso abrazo, junto con mi admiración.

José Antonio Fernández dijo...

Clara, haces una poesía que obliga a los te somos asiduos a ponernos cómodos y leer y releer cada verso, pues cada uno trae una imagen, un significado que no hay que perderse. ¡Me encanta!
Abrazos.

Mamen* dijo...

Deberíamos dejarlo, y colocarnos debajo, para tornasolarnos, para ser color y nada más... o tanto más.

Un placer, Clara.

Andrés Díaz Castro(Andestdi) dijo...

Clara, hermoso y reflexivo poema. Ha sido para mí un buen descubrimiento tu blog, en ese peregrinar por las caritas de los seguidores. De vez en vez se descubre alguien que tiene algo que decir y sabe como hacerlo, es tu caso. Soy feliz de estar aquí y saborear con todos los sentidos tu poesía. Agradezco también que un poco de tu valioso tiempo, lo hayas invertido en visitar y comentar mi blog. ¡Gracias por todo! Un abrazo atlántico.

La abuela frescotona dijo...

EL CALEIDOSCOPIO DE LA VIDA, NOS CONTIENE A TODOS DE FORMAS DIFERENTES, EL ÚNICO RASERO ES LA MUERTE, QUE PONE LOS CRISTALES EN FILA, CON UNA SOLA IMAGEN DE VACÍO.
UN ABRAZO QUERIDA CLARA

Jesslo dijo...

Instante en movimiento... "En ese espacio atiborrado de falacias también hay danzas que pueden tener la transparencia de una verdad" y no siempre estamos lo suficientemente alertas para captar su belleza. Es posible recorrer en tus letras, la diversidad y contradicciones propias de una vida, que con todas sus aristas puede presentarse como el más bello de los instantes cual caleidoscopio. Un abrazo.

Isabel dijo...

Es preciso detenerse en tus metáforas, Clara, escrutarlas y ponerles espeacial atención, tu voz, propia y espléndida, directa y clara, Clara al cuadradao ( si mepermites la broma)

un placer venir a cualquier de los instantes que nos quieras compartir..

Un beso

emilio dijo...

Angosto pero cautivador...

Metaforas enraizadas en constantes dilemas entroncados a esa visión tan particular.

Un abrazo.

Pedro F. Báez dijo...

Clara, regreso sólo para agradecerte tus visitas y el siempre bien recibido estímulo de tus comentarios. Te admiro profundamente y todo cuanto viene de ti es motivo de alegría y gran tesoro. Besos.

Clara Schoenborn dijo...

Pedro:Es con toda justicia que acudo a tu sitio y a tus escritos querido amigo. ¿Sabes que conozco muy bien a la colonia cubana? En especial a la que radica en la Florida USA. Una vez sobrepasé el bullicio de sus voces (soy mas bien amante del silencio) aprendí a quererlos y a admirarlos como a ningún otro pueblo de la tierra. Son gente emprendedora, idealistas, alegres, valientes, románticos, acogedores. Tú eres muy buen representante de tu pueblo, te considero un hombre espléndido de palabras y de hechos. Te mando un gran abrazo, todo mi afecto, todo mi agradecimiento y toda mi amistad.

Penélope Sierra dijo...

Gracias Clara, y viendo tu espacio que el placer será mutuo.

Un beso

Inés María Díaz dijo...

Un poema en el que demuestra tu inteligencia, Clara, hay que releerlo para ver las metáforas, Me ha encantado. Besos, Inés