StatCounter

viernes, 4 de junio de 2010

LETANÍA PLUSCUAMOROSA


























Amor, eres el puente que contradice el frío,



llegas a medianoche a armarle versos al sueño,


turbados mis vidrios, deciden ser las ventanas


y licuo mis celdas con ligaduras de fruta.






Amor, yo te amo por inventarme el absurdo,


por subirme al astro que renunció a las elipses,


porque he atado mi piel al tornasol de tu escama,


esperando el infinito en intangible espera.






Amor, cuánto hierro ha renunciado a su atadura,


aún me parece ver esa coraza sin norte,


ahora sólo en el beso inventamos piruetas


y en tardes de grito se consolidan las luces.

17 comentarios:

azul dijo...

Sólo una pregunta hoy, ¿pero cómo lo haces para escribir así, de esa forma tan fluida y bella? Lo releeré ¡Qué grande eres!

El Drac dijo...

Tu poesía fresca y espontánea , me sugiere paisajes y emociones nuevas. Fue muy grato leerte, un gran abrazo

Pedro F. Báez dijo...

La grandeza no tiene explicación. Sucede. Ocurre. Se manifiesta. Deslumbra. Eres tú la elipse de ese astro que huye, vertiginosamente, en pos del amor, dejando detrás, como regalo de cometa o de supernova, la estela cegadora de todos tus resplandores. Un concierto integral y perfectamente orquestado tu poema, Clara. Cortan, de tan novedosas y certeras, tus metáforas. Un beso grande y un cálido abrazo para ti.

José Antonio Fernández dijo...

¡¡Pluscuamperfecto!!
El nivel de dominio de la metáfora es alto. Se aprende leyendo y aquí tengo una buena academia.
Como siempre es un placer pasar por aquí.
Besos.

Óscar dijo...

Innovadora siempre desde el título, tus metáforas son siempre sorprendentes y originales, insólitas. La primera estrofa me ha encantado, también el "astro que renunció a las elipses". Este poema, además, me ha gustado especialmente porque sugiere una visión trascendente del amor.

Un abrazo, Clara.

Jesslo dijo...

"...Amor, cuanto hierro ha renunciado a su atadura.." el más noble de los sentimientos, tiene precisamente la cualidad de desarmar hasta la más arraigada de las corazas. Letanía amorasa... Profundas tus letras amiga. Un beso.

Luis dijo...

Describes de tal modo el uso del amor, su liviano peso, su forma de alcanzar el corazón, que uno no puede quedarse en la primera lectura y cuando alcanza la cuarta, la quinta, la sexta...ya tiene en los ojos y en las manos un poema grandioso, inconmensurable.
Un verdadero placer leer en este lugar.

reltih dijo...

ahhhhhhhhh, qué delicia ese toque de tus letras, tocas con tus pensamientos. me reeencantaaa leerte.
besos

Mariela Marianetti dijo...

Grato leerte estimada Clara. Un recorrido hermoso que definde al amor de la mano de sublimes metàforas.

Cariños desde mendoza

emilio dijo...

Y es que el amor....
a veces empalagan sus frases, pero todos necesitamos escucharlas y leerlas.

Grande amiga.
Un abrazo.

Ricardo Miñana dijo...

Muy bonito el poema, es un placer
pasar por tu bonito blog.
feliz semana.

César Sempere dijo...

Clara, la fluidez de tus palabras y metáforas encandilan por su frescura.

Un placer seguirte.

Un beso,

La abuela frescotona dijo...

como dice Luis, voy por la quinta lectura,creo que tu poesía habla del triunfo, de la persistencia del amor, y la libertad que hay en él. dejo un saludo para ti estimada Clara

anamorgana dijo...

Un placer leer algo tan fresco y libre...
Saludos

Gustavo Figueroa V. dijo...

Clara:

Hermoso poema nos regalas con una facilidad asombrosa para la metáfora. El amor se pasea a lo largo del poema como un hombre busca a su amada que le reclama un sol de primavera y un beso recién estrenado a la hora de la carne; en el preciso instante de las piruetas cuando se consolidan las luces.
¡Estupendo, genial!

Un abrazo,

Gustavo Figueroa V.
Gävle, Suecia

Isabel dijo...

las noches siempre tan complices para el amor, amar es dejarse ser, o dejar de ser para que el otro sea? me han venido cientos de preguntas al leer tu tu poema, de todas formas supongo que siempre es mejor amar y si se es correspondido pues ya es el todo.

mi abrazo Clara

Marisol dijo...

Me encanta, me encanta, Clara. Cuando te leo me sucede que una, dos o tres leídas no me bastan.
Tus metáforas siempre tan elaboradas, son exquisitas, y deslumbran.
'Amor, yo te amo por inventarme el absurdo,
por subirme al astro que renunció a las elipses,
porque he atado mi piel al tornasol de tu escama,
esperando el infinito en intangible espera.'
Es un placer visitarte.
Un gran abrazo.