StatCounter

jueves, 10 de junio de 2010

MISCELÁNEAS.


Desde antes de nacer, basta que te pongan un nombre para que se comience a inventar tu vida. Cuando te mueres, ese mismo nombre en la lápida es lo único que sobrevive. Por lo tanto, tu nombre vive más que tú.



Cuando habla mi otro yo, yo callo.



La vida es la construcción de un puente en la cual los errores y fracasos van abajo constituyendo los cimientos, y los triunfos y aciertos van arriba haciendo el camino del puente. Lo malo es que al final, no importa cuan largo o fuerte haya quedado el puente, este siempre se cae.


Si sabemos que la oscuridad será la dueña, ¿por qué nos empeñamos en apagar nuestras únicas luces?




Tengo cuatro palabras y dos sonrisas que me preguntan por ti.







12 comentarios:

Luis dijo...

Bonitas "imagenes" de la vida, que como tu dices en la mayoria de las ocasiones elige caminos diferentes a los que elegimos nosotros.
Un saludo

Óscar dijo...

Hacía tiempo que no publicabas aforismos. El que más me ha hecho reflexionar es el primero. En efecto, aunque el nombre sea un artificio impuesto, nadie sobrevive a su nombre. El segundo apotegma también es de mi agrado.

Saludos, Clara.

Isabel dijo...

Me han encantado estos aforismos, sentencias de vida, certeras, me han gustado todas, y l afinal me ha sacado UNA sonrisa a mí también, eres genial.

Un beso

reltih dijo...

tus pensamientos son muy CLAROS.
muchos besos a ti, mi apreciada paisana.

emilio dijo...

Todos muy buenos... para reflexionar y haciéndolo ver su realidad.

Un abrazo.

Pedro F. Báez dijo...

Tienes muy claro nuestro verdadero lugar como humanos en el Universo, Clara. Pero mientras tanto, permíteme transitar por ese puente luminoso y sólido de tus aciertos poéticos, para sentir que de alguna forma, estoy tocando la eternidad. Abrazos y besos.

José Antonio Fernández dijo...

Sentencias certeras que dejan al descubierto ls fragilidad de la vida. Construir ese puente y que no se caiga antes de hora. Ese es el verdadero reto.
Abrazos.

azul dijo...

Me ha gustado mucho el primero. El nombre. Lo que no se nombra ¿existe? ¡Quién sabe! Un fuerte abrazo, Clara.

Mariela Marianetti dijo...

Me han gustado todas y cada una por su fuerte contenido existencial, por esa certeza con la que transmites, Clara, la sabidurìa de tu corazòn y de tu razòn.

Un gusto leerte Poetisa.

Cordiales saludos

Marisol dijo...

No me extraña que escribas aforismos, Clara, porque te imagino filósofa, y se te dan bien las sentencias de vida que llevan a la reflexión. Y eres muy buena escribiendo tus pensamientos.

Me los guardo todos.
Un abrazo infinito.

Julie dijo...

Hacer pensar es lo que merece la pena trasmitir, tus aforismos me han traido tantas imágenes... gracias amiga por leer mis versos en mundo poesía y por darme la oportunidad de conocerte. Eres excelente, me gusta mucho como escribes. Y te seguiré leyendo.
Un abrazo, Julie Sopetrán

La abuela frescotona dijo...

CLARA, TODO LO QUE ESCRIBES ME LLEGA TANTO, ESTOS ESCRITOS TUYOS ME MUESTRAN QUE EN DEFINITIVA, TODO LO QUE HAGAMOS DE NOSOTROS Y DE NUESTRAS VIDAS, PASARÁ, NO IMPORTA LOS CIMIENTOS O EL EMPEÑO, TODO TIENE UN FIN. Y ASÍ LO CREO.
TE ABRAZO QUERIDA AMIGA.