StatCounter

viernes, 18 de junio de 2010

TESTAMENTO CON HEREDERA UNIVERSAL

La tierra tiene una voz que se me vuelve piel,

me aguijonea con su perfume, con su idioma,


y soy esos jirones cruzados de caminos,


de un valle que habla, del lenguaje de su estrella,


del agua que penetra con su curva, con danza.




El paisaje me acuna en sus brazos de montaña


y me deja pensando que soy parte del polvo,


que me amarán sus muertos, su extremidad oscura,


y que es mi destino multiplicarme en semillas.




Me despierta el horizonte animado en su sed,


abre sus ojos para dilucidar mi tiempo,


veo desperdigados los pedazos de leyenda,


las huellas de mis uñas tiritan en los años


y calla la sombra que desenmascaró el beso.




En las vetas de mi mármol se eterniza el mundo


me entibia las aspas, giran en su respiración,


dejo ahí las tallas con mi cincel de historia


en los brazos de trayectos rotos, en olvido.




El orbe va armando mis avisos descarriados


justo en ese folio que contiene tantas pausas


y se descongela entre recodos envolventes


en suaves brochazos que desatan silencios.




Hoy sé que sus fuentes me visten con su falda,


he sabido del azúcar, del fuego de un parto,


del oro en la dádiva que me trajo la luz.



La tierra succiona la materia con que me hizo,


imparte su sentencia de moldear los espacios,


único, determinado fin, lo exige todo,


he de regar su aliento, esparciré su aroma,


algún día de ofrenda me arrancará su obsequio.

17 comentarios:

José Antonio Fernández dijo...

Gran poema. Todo un canto existencial. La última estrofa la has bordado y el último verso es excelente. Qué bien explicado. La vida efectivamente es un obsequio pero que hay que devolver, cualquier día nos lo quitan.
Felicidades, Clara, últimamente estás que te sales.
Un abrazo.

Isabel dijo...

Hermosa cabalgata telúrica, estimada Clara, en unas metáforas magistrales, sí hay que mantenerla aunque últimamente nos estamos encargando de todo lo contrario..

Mi abrazo

Mariela Marianetti dijo...

Recibir el mensaje que nos da la Tierra es una misiòn que todos deberìamos sentir como propia. Creo que dice: Salvaciòn!
Leer poemas, como el tuyo Clara, nos lo recuerdan.

Cordiales saludos.

Luis dijo...

Sabes hablar como nos hablaría ELLA. Si no nos pones en serio a trabajar pronto no tendremos que devolver a quien nos prestó todo esto que es el planeta.
Maravilloso poema.
Un abrazo.

emilio dijo...

Y en sus entrañas se estremece al leerte.
Muy bello.
Un abrazo.

Jesslo dijo...

Heredera universal de una magnificencia sin igual y frágil riqueza. Si todos pudiesen hacer de la tuya una única visión, otra realidad se haría vida. Como siempre, letras para releer y encantarse con ellas. Besos.

Pedro F. Báez dijo...

Como la tierra, lloras y a ella te entregas. Como ella, protestas y en raudales de luz, reclamas. Testamento y proclama que te compromete y nos compromete a todos. Magnificencia en las imágenes, en el mensaje, en la musicalidad del poema. Triunfo al leerte, Clara. Besos y abrazos par ti. Feliz fin de semana.

reltih dijo...

algo tiene que haber, para los que la respetamos. grandioso tema.
un abrazo

La abuela frescotona dijo...

LA TIERRA-MADRE, LO DA TODO SIN ESPERAR NADA A CAMBIO, ELLA SOLO VACIARÁ SU VIENTRE, DAR Y DAR, HASTA QUE TODO LLEGUE A SU FIN
DEJO MI ABRAZO PARA TI AMIGA...

Marisol dijo...

Estás muy acertada, Clara. Tus reflexiones existenciales, expresadas en metáforas de tu propio lenguaje poético, me sugieren varias lecturas.
Me gustó sobre todo el inicio:
'La tierra tiene una voz que se me vuelve piel,
me aguijonea con su perfume, con su idioma'
Y el cierre que es rotundo, con ese obsequio que hay que devolver, y la materia succionada.
Brillante, digo.
Un gran abrazo.

Óscar dijo...

Somos parte del polvo, sí. Me ha gustado mucho esta estrofa, rica en imágenes:

"En las vetas de mi mármol se eterniza el mundo
me entibia las aspas, giran en su respiración,
dejo ahí las tallas con mi cincel de historia
en los brazos de trayectos rotos, en olvido."

Es uno de los poemas más largos que te recuerdo, un verdadero testamento que se hunde en la tierra.

Saludos, Clara.

Jose Joel Rios dijo...

Tus metáforas Clara son realmente bellas, originales y con una profundidad extrema.
Son como un aguijón de agua que nos deja pensando en un idioma que habla por si solo.
Mi admiración, gracias por escribirlas para todos y gracias por tu visita.

Lectores Inquietos Poemas dijo...

Hola amiga vi la luz de un destello
de inspiracion y entre a conocerte
tienes un blog muy bello en
sentimientos del corazon y el alma.
Tu poema bellisimo me gusto mucho
la profundidad donde escribes la
metafora de tus liricas es de admirar te sigo compañera.
Recibe un fuerte abrazo.

Juan José dijo...

Tienes una magia en las letras que lo hacen muy atractivo... es un placer leerte y estar aqui...

Un abrazo hasta alli

Juan José

anamorgana dijo...

Gran poema.La tierra hogar de todos y solo unos pocos la cuidan y riegan.
Es estupendo visitarte.´
Besos

Inés María Díaz dijo...

Clara,siempre con tu magistral talento, una belleza de poema, un alzar la voz de cómo contribuimos todos a destrozar aquello que tanto debemos cuidar. Besos, Inés

Luis dijo...

Pasate por mi blog a recojer un premio.