StatCounter

miércoles, 25 de agosto de 2010

Diccionario de erosiones


Así estamos,

en este territorio que nada pide

y nada ofrece,

como en una silueta suspendida,

sobre ese declive indivisible.



Hemos aprendido

a ajustarnos fuertemente las bridas,

a diluirnos en pequeños escenarios,

en la tacita de café,

o en la cita del martes.



Mientras tanto,

en el cementerio de axiomas,

agonizan las floraciones.

14 comentarios:

Pedro F. Báez dijo...

Es este un señalamiento frontal y cabal de lo ordinario, de lo común, de lo establecido, de lo que nos mata día a día porque, tal como dices, nos suspende como si fuéramos piezas de un rompecabezas, dados de azar; fichas del tiempo. Te rebelas, escarbando, arañando la tierra que es fuente del origen; horadando el subsuelo, contenedor primario de todas las verdades y de todos esos "axiomas" decesos que no pueden florar, porque están carentes de simiente, en el yacimiento que es también necrópolis donde se momifica la esperanza. Esplendoroso y sobrecogedor, casi un réquiem a todo cuanto pudo ser. Fuerte y cariñoso abrazo, Clara.

FRANCISCO PINZÓN BEDOYA dijo...

Clara:

Vuelves a dejar alimento para mi alma poemaria, me gustó

Un abrazo

Mariela Marianetti dijo...

Como la inercia que a veces, nos va arrastrando por la vida, no sòlo en el aspecto amoroso, Clara.
Tu Diccionario me ha parecido genial en cada metàfora.

Un cordial saludo desde Mendoza

Óscar dijo...

Lo que más me ha gustado de este poema es la cotidianidad trascendente de algunos versos y metáforas como:

"en la tacita de café,
o en la cita del martes."

La última estrofa lleva tu impronta, con esa reflexión tan sugerente. La expresión "cementerio de axiomas" es interesante.

Un abrazo, Clara.

José Antonio Fernández dijo...

Muy profundo.
Poco hay que pretender, solo eso, nuestra tacita de café, buena compañía, si puede ser los martes mejor y las bridas bien ajustadas pues eso es lo que nos hace mantenernos.
Un fuerte abrazo y bravo por tu poesía.

Adolfo Payés dijo...

Me ha encantado como has escrito tu poema.. me sumerjo en el...


Siempre es un inmenso placer leerte..



Un abrazo
Saludos fraternos...

Que tengas un bello día...

Que disfrutes de un hermoso fin de semana....

azul dijo...

No sabes, Clara, lo que me duele este que tú llamas "agonizar de las floraciones". Cada vez que lo veo a mi alrededor, en las personas que más quiero, me hundo, me desespero, me resisto, intentando que esa tacita de café sea algo más que un simple resistir... pero tal vez soy una simple ilusa y lleven razón ellos y, tal vez, algún día aprenderé e iré yo también a engrosar el cementerio de los axiomas. Un abrazo azul. Un lujo leerte.

La abuela frescotona dijo...

EL PRECIO DE SOBREVIVIR EN LA PENDIENTE COTIDIANA,PUEDE SER LA OMISIÓN DE LAS IDEAS, LA COSTUMBRE, MIMETIZA A LOS SERES.
SALUDOS ESTIMADA CLARA.

Marisol dijo...

Este poema es casi, o mejor lo es, un golpe de los que te hacen abrir los ojos. Me gustan tus poemas existencialistas, precisamente porque eres muy reflexiva.
Se aprende de la repetición, y en la vida muchas experiencias se nos repiten, como el dolor o la decepción.
La última estrofa con el cementerio, y la agonía, me sugiere el final de la vida humana también.
Un gran abrazo.

Inés María Díaz dijo...

Amiga Clara, siempre nos hace reflexionar con tu poesía, en la que dice grandes verdades, es un placer leerte porque siempre aprendo algo de ti. Un abrazo, Inés

aniki dijo...

No hay nada de malo en la sencillez de lo cotidiano. Hay muchos que trantando de alcanzar la luna no vieron las flores que nacían a sus pies.
Me encantó la poesía, y también el mensaje que transmite.

Besosssssssss.

emilio dijo...

Agonizar... nunca, siempre nos traes nuevas y cada vez más sorprendentes y preciosas.

Un abrazo amiga.

Joan Tristany dijo...

Hola Clara.
Que bien suena eso de de cementerio de axiomas, pero que sgnificado tan duro tiene en esta poesía un tanto derrotista.
Me ha gustdo mucho el ritmo y las imagenes que transmites.

Un placer de lectura y un blog fantástico al que tendré que regresar más a menudo

reltih dijo...

hermosisisima ironía. me gusta.
besos mi querida paisana.