StatCounter

viernes, 10 de septiembre de 2010

La edad de la inocencia. - DUETO-

Dueto escrito con mi admirado poeta José Antonio Fernández. Su blog: http://joseantoniofs.blogspot.com/ . Gracias por alternar conmigo en este apasionante juego de letras.
Cada párrafo diferenciado según el color.


Humor de una corteza dilatada,

licor que se escurre en los conductos,

se expanden las ranuras ante el remojo de esa pócima

-impostergable celo que fundirá el cristal-.

Gotea el suero de las puntas

ante el saliente del leño en su fruición,

se dilatan las cuevas impregnadas de quejidos,

de ruegos licuados en satín.

¡Pétalos sobrepasados de aroma,

buscan el surco de un pulgar!



Viene ávida y doblegada

con ese labio púrpura

y acogedoras formas de una nota,

sin conocer las consecuencias

de tan osada pose; sabe abrir

la flor de su esqueleto, adecentado

con talco lila y logra apaciguar

la calma rota, el roce del temblor

que le descose los lunares

buscando apoyo en una elipse.



Todo estorba y nada pesa

en ese enjuague de apetitos,

marea de piel desenredada,

lanza al fuego las partículas de néctar

en ataques secretos hacia el mástil

-esa mandíbula implacable que le espera-.

Crisálida condenada a la erupción,

al vuelo libre en atmósferas de grito,

a la entrega inevitable de su cáscara,

escama desértica,

fuente codiciosa de humedad.



Mientras, espera que su fantasía,

esa forma imprevista que acuchilla el sopor,

que le muerde el lóbulo,

que la cubre de hermosas hebras,

suplicantes burbujas explotadas,

deje libre el camino a sus torrentes

y apaciguado el grito

recoja las puntitas de tentáculo

de su piel despegadas,

busque la horquilla que le falta,

se atuse el pelo descosido

y ya, contenta y satisfecha,

vuelva a elegir la parte interna del cristal.


15 comentarios:

Adolfo Payés dijo...

Siempre es un gusto pasar por tu blog.. Me gusta como escribes, y enlazas con tus versos tus poemas



Hermoso tus poemas. que canto tan bello en versos..



Un abrazo
Saludos fraternos... de siempre..

Que pases un bello fin de semana..

Mariela Marianetti dijo...

Hermoso dueto Clara. Preciosa forma de describir la edad de la Inocencia y còmo se siente avanzar por ella.
Un gusto leer esta creaciòn.

Felicitaciones a ti y a Josè

Óscar dijo...

Lo mejor que se puede decir de un dueto es que no se percibe una ruptura entre los estilos de ambos autores. Vosotros lo habéis conseguido. Si no fuera por los colores, sería difícil saber qué ha escrito uno y qué el otro, y aun así, no especificas a qué color pertenece cada uno.

Debo decir que hay una metáfora que me ha encantado: "sabe abrir la flor de su esqueleto". También me ha gustado mucho esa "marea de piel desenredada", y el mordisco en el lóbulo. Es un poema de un fino erotismo.

Mis felicitaciones a ambos.

Jesslo dijo...

Clara, magníficas letras. Llenas de sensualidad, muy descriptivas. Un honor leerles, gran dueto. Un abrazo.

Pedro F. Báez dijo...

Clara, ya le dije a José Antonio que forman ustedes un binomio genial. Pero aún no he podido sentarme con calma a descifrar las claves del poema. ¿Tal vez necesite uno de esos magníficos cockteles? Jejeje. Regreso este fin de semana para releer con calma. Tú y José Antonio en dueto: absoluto programa de lujo. Garantizado. Un fuerte abrazo, querida amiga.

La abuela frescotona dijo...

EL SER VIVO EN EBULLICIÓN, DESEOS, LA VIDA ABRIÉNDOSE PASO.
LA INOCENCIA, DUDANDO DEL VALOR DE SU EXISTENCIA, ACUDIENDO AL LLAMADO DEL DESTINO, EL GOCE Y EL DOLOR. AUN NO ES LA HORA, PERO SABE QUE LLEGARÁ.
ME ENCANTÓ EL ESCRITO, QUISE VERLO ASÍ, TIENE UN EROTISMO QUE SUBYUGA, Y NOS LLEVA AL FONDO DE LOS SENTIMIENTOS.
UN ABRAZO QUERIDA CLARA

Pedro F. Báez dijo...

Clara, regreso para darte las gracias por querer ser parte del "fan club" de Milagros, jajajaja. Me reí mucho con eso, amiga y para adjuntarte el comentario que acabo de dejar en la página de José Antonio, porque a ti también te atañe como co-creadora de este magnífico poema:

"Mantengo mi juicio sobre Clara y sobre ti, individualmente y como colaboradores, aunque te ruborices (el rojo es un color tan bonito y tan apasionado, de todas formas, que estoy seguro te queda de maravilla, jejeje). Vengo descansado a descubrir que el poema es una entrega y un descubrimiento, tal vez originales y en primicia. Nada como ese primer momento (¿encuentro?) en que de lleno y en la carne asaltamos y nos dejamos asaltar en el combate del amor (el acto realmente más violento y deseado en los anales de la Historia). Texturas, muchas, en este poema, táctiles, visuales, auditivas, provocativas: dedos, surcos, labios, humedades; exploración total del ente sexual y sus posibildiades trascendentales. Ternura y deseo contrapuestos y complementados. Tal vez me equivoque, pero me ha parecido una de las entregas más perfectas a las que he asistido. Acertado de mi parte o no, el poema es un prodigio arquitectónico de destreza léxica y metafórica. Una catedral, a lo Gaudí, para culto de la entrega primera o de ese momento en que nos entregamos por primera vez a alguien (no es lo mismo). Creo que definitivamente necesito ese cocktel al que alude a veces Clara, en este momento, jajaja. Un abrazo. "

Céu dijo...

Y qué sabio es volver siempre al cristal,
pues se bautiza la inocencia con la humedad que surge en cada entrega.
Este poema, querida Clara,
deja en las yemas
y en los labios el deseo
de leerlo una y otra vez.

El erotismo embellece la vida, y nunca se termina de conocer hasta dónde, por ello
soy una convencida
de que una lleva siempre chispas de inocencia en la mirada,
en los jugos que impregnan la piel y atraen caricias,
al abrir la flor,
y cuando se extrae del saco polínico, paciente y placenteramente,
el condensado sumo,
aun no ha dejado de asombrarme.

Besos,
Céu

José Antonio Fernández dijo...

Los párrafos en negro están muy bien, los de azul son más sencillitos, pero bueno.
Voy a ver si me preparo mi brebaje.
Un abrazo fuerte.

Marisol dijo...

Se me hace difícil distinguir la autoría de los versos, ambos son un dueto fantástico.
Las metáforas, las imágenes, están muy bien acopladas.
Admiro tu calidad lírica, Clara, y ahora también la de José Antonio.
Me gustaron en especial:
'sabe abrir

la flor de su esqueleto'
'Crisálida condenada a la erupción,

al vuelo libre en atmósferas de grito,

a la entrega inevitable de su cáscara,'

Ha sido un placer leerlos y releerlos.

Andrés dijo...

Clara, siempre vuelvo por aquí y no me defraudas. Discúlpame por no comentar más a menudo, pero tengo poco tiempo y mucho cansancio. Este dueto es magnífico, por su unidad y belleza ¡Felicidades a los dos! Un abrazo.

Pury de CB dijo...

Maravilloso dueto!
sublime..
si te pasas por mi blog tengo algo para ti.
besos

libeasler dijo...

buenos versos
Un placer recorrer tus palabras

Saludos

reltih dijo...

reluce la sabiduría de escritores que saben como se escribe. excelentisimo texto.
un abrazo a ambos

PEDRO E BETANCOURT dijo...

He comenzado a visitar tu blog,me gusta como escribes ,más que decirle al papel ,sacas de tus entrañas la sabiduría con encanto poetico.Un saludo ,seguimos en contacto...Un amigo Pedro E. Betancourt.