StatCounter

martes, 28 de diciembre de 2010

AMOR EN SI BEMOL SOSTENIDO

Esperaba los sueros de ese planeta

lo que tu piel iba a pulverizar en las atmósferas

y cuando restituiste los espejos

supe que solamente tu caricia

había estado tras todos los silencios.



No hay comienzo ni final

en nuestra marea que se expande,

como una pirotecnia del grito

en esta oscilación de sábanas.



Los caminos se derraman

cuando el beso interroga ferozmente,

otros se contraen,

al ajustarse las cadenas

en los espacios desérticos.



Lo cierto es que nada podrá detener

la insistencia de estas explosiones,

las esperas detenidas

en la intersección de tus manos,

y el fermento que no acaba,

-ese presagio sin límites-.