StatCounter

martes, 26 de abril de 2011

LOBA





Mírame con mis ojos.

Quiero reconocer

el calor de mis aguas,

mirar en el tiempo

esas travesías,

quizás las luchas

que no quise abandonar.

Aúlla.

Quiero conocerte.

Sé que estás ahí,

cuando aparto la mirada

             para no morder,

cuando espero la noche

y armo una cama

de luna y candela.

Saldré en la sombra

a recolectar tus huesos,

los despertaré

con mi canto de siglos.

Sé que estás ahí.

Porque adivino el futuro,

lo que callan las puertas,

porque sé donde está

el hogar de mi sangre,

porque soy música

y sabia

y bailarina de viento.

Te siento,

en el infinito mundo

detrás del silencio,

agazapada y triunfante,

marea en el instinto.

Aúlla,

como siempre,

debajo de mi almohada,

renaciendo en el revés del día,

con tus garras de dama.

8 comentarios:

RELTIH dijo...

ESOOOOOOO, ME ENCANTA SU DETERMINACIÓN!!!!
BESOS QUERIDA PAISANA

José Antonio Fernández dijo...

Últimanente te prodigas poco pero cuando lo haces es un gozo.
Un abrazo amiga Clara.

FRANCISCO PINZÓN BEDOYA dijo...

Una transfiguración que deja el llanto y el aullido en el trasfondo del leerlo.

Frescura y una técnica, perfecta...

Amiga, espero con ansias tu libro, ojalá pueda acceder a él

un abrazo

NADLI dijo...

Madre, el poder en tus ojos y tus manos lo dicen todo!!! Esa pluma que desborda la fuerza de un ser valiente!!!! Me encanta leer y más a una loba pitonisa jajajaja Besos cósmicos para tiiiii

Mamen Alegre dijo...

Un poema que llama, que aulla y araña con sus garras, un poema intenso, y sabio.
Gracias Clara, a mi también me encanta pasar por aquí.

Un beso.

Marisol dijo...

Me encanta Clara, que cuando llego aquí y te leo, es una experiencia única. Puedo amoldar, si me permites, cada poema, a significados nuevos, a diferentes fantasías cada vez.
Te reconozco en tu poesía:

'porque sé donde está

el hogar de mi sangre'

Un gran abrazo.

Isabel Moncayo Moreno dijo...

Es un poema muy valiente, a mi entender, reconocernos a nosotros mismos como lobos y no como corderos, me gustó mucho Clara, tiene mucha fuerza.

María dijo...

Una loba que se mira en el otro como en un espejo y le da ánimos con su canto de hermano; a esa la guia el instinto.
Hermoso como siempre.
Saludos,