StatCounter

viernes, 6 de mayo de 2011

Costurera


Esta noche,

 
mis ruedas giran


mientras arrullan el sueño del mundo


y yo giro con ellas,


apuntalando rutas en filamentos,


ansiosa de pieles


para cubrir otras pieles,


-como frutos en los frutos-



Hay algo de nido en este rincón,


lo fertilizo con retazos


-no sé si de fantasía o de lana-


Llegan tantos

a buscar mis manos contra

esa desnudez tan cierta,

para camuflar las cicatrices

que se amontonan en espejos

y en armarios.

Sobre mi anaquel,

los velos premonitorios

de promesas que la vida

va cumpliendo;

el oro se transforma

en botones,

en la sonrisa de un ajuar.


Algo de mí insinúa el mundo


cuando ondulan sus abrigos.



Así la voces callen,


mis puntadas no pierden


esa sed de revolverse


en cuerpo ajeno.

11 comentarios:

RELTIH dijo...

A PESAR DE LO NOSTÁLGICO, SE SIENTE ESA ALEGRÍA DE QUERER HACERLO TODO POR LOS DEMÁS. UN GUSTAZO RECORRER SU ENORME ALMA.
BESOS

José Antonio Fernández dijo...

Que no pierdan tus puntadas esa forma de construir versos.
¿como van tus proyectos?. Bueno, ya contarás.
Muy buen fin de semana.

Óscar dijo...

Con puntadas de lirismo tejes un abrigo a la Poesía. Me ha gustado especialmente la primera estrofa, ese arrullar el sueño del mundo.

Un abrazo, Clara.

Isabel Moncayo Moreno dijo...

has cambiado el refrán que dice coser y cantar, ahora sería coser y amar con puntadas de sensualidad entre las telas, o debería decir la piel... hermoso Clara, un beso

Marisol dijo...

Me gustó mucho ese "sueño del mundo" y cómo has tejido el poema, hilando con maestría las palabras.
Un abrazo.

Clara Schoenborn dijo...

Gracias amigos por sus opiniones. Un abrazo fuerte.

Clara Schoenborn dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
María dijo...

Una costurera redentora porque coce los sueños del mundo.
Se indentéfica en el otro, aunque a veces le pesa, pero sigue adelantre porque tiene sed del otro.
Un poema esperanzador, hermoso.
Abrazos

Qyмεяa dijo...

Abrazos de palabras,
palabras de lana y seda,
telas de dulzura.

Me llegas, me abrazas y me endulzas.

Besos

FRANCISCO PINZÓN BEDOYA dijo...

Así como tejes en tus versos tus palabras van haciendo que una se una a tu tejido... y ya, no hay remedio: me sigues capturando

Un abrazo

Ranita Azul dijo...

Me encanta el movimiento de esta tejedora, realmente la trama está llena de hilos de luz y no me he figurado a la poetisa que lleva la voz de tantos seres, he visto a la mujer que teje y he pensado en lo que pensaba...

Un cordial saludo. Elisa