StatCounter

lunes, 29 de agosto de 2011

NACER


Romper los barcos.

Hacer como que ya no hay viaje.

Así se llega.

Se malogra la oscuridad.

Y la luz,
con su píldora envenenada
nos detiene por un instante.

Sórdida luz.

Malsana.

Loca.



12 comentarios:

RELTIH dijo...

UN TEXTO HECHO FARO. BELLISIMO!!
UN ABRAZO PAISANA.

Pedro F. Báez dijo...

Rompes tu propio canon y te haces enorme en la brevísima inmensidad de este soliloquio que duele. Un fuerte abrazo, Clara.

RAFAEL H. LIZARAZO dijo...

Hola, Clara:

Tal vez la luz verdadera venga con la muerte.

Un abrazo.

Isabel Moncayo Moreno dijo...

Un poema oscuro te leo hoy, estimada Clara, algo dinstinto a otros poemas que te he leído, imágen y poema dejan una sensación de angustia, al menos así lo he sentido, un beso.

Andrés dijo...

Sugerente, inquietante, bello. Poesía en estado puro. Un fuerte abrazo.

RAFAEL H. LIZARAZO dijo...

Hola, Clara:

Gracias por la visita y por tu amable comentario.

Un abrazo.

Ranita Azul dijo...

Traspasa. Se siente.

Un abrazo Poetisa desde este frío norte de Europa donde me hallo.

Marisol dijo...

Un poema ennegrecido, y podría decir que me gusta la negrura más que el gris. La luz se revela luego desde otra perspectiva que la habitual. Envenenada, sórdida, malsana, tal vez me sugiere el término de un camino que aunque oscuro, al menos existía. Tus poemas no sólo se sienten, también hay que reflexionarlos.
Un abrazo.

Clara Schoenborn dijo...

Mi querida Marisol: no sé si leas alguna vez este comentario que no me resisto a hacértelo: No sé si sabes que la luz es muy engañosa, que hay una especie de "confabulación" entre nuestro cerebro y ella para hacernos ver el mundo que nos rodea de forma muy diferente al que verdaderamente es. Que nuestra vida se reduce a interpretar ese mundo que "vemos" y que probablemente no es más que un espejismo. Hace poco leí una tesis de un profesor de física muy reconocido, David Bohm, quien ha concluido que el universo es algo asi como un holograma. En fin, estas ideas, entre otras, fueron las que me trajeron a este poema. Un abrazo muy fuerte.

Ranita Azul dijo...

Ya estoy aquí hace unos días, UN saludo. Sí, tengo que afirmar que también esta teoría no me sorprendió, somos más los que creemos que hay algo detrás y delante y nos rodea como un cascarón invisible, que parece que nos hace ver un mundo real, pero no, es como un sueño en la crisálida donde aún estamos en una face de formación el real debe estar en otro mundo superpuesto y una dimensión diferente, quizá se nos pruebe en una luz diferente para saber si hallamos la propia intentando salir del 'huevo'. Es un proceso esta apariencia dentro de otra, como capas de cebolla, dicen. Uf! Ese poema dice bastante de tu inquietud.
Besos.

Marisol dijo...

Sonrío, gracias por iluminarme, Clara. No podemos ver con los ojos de los demás, cada uno vive en su propio universo, creyendo que es el único, porque es el único que puede percibir. Tal vez la luz no sea tan sana, y sí engañosa.
Un gran abrazo.

María dijo...

Precioso. La idea del viaje no realizado como una forma de llegar, me parece una idea fantástica.
Me gusta cuando la reflexión se hace poesía.
Un abrazo