StatCounter

martes, 28 de mayo de 2013

Scripta manent




Ausente del reflejo
el poema mira sus pies
pensativo frente al viaje
verbo llegado de la nada.


Palabras
nacidas en campanarios
-bajo camas-
remisas de algún llanto
recopiladoras de relojes
hachas de hielo
óxido y perfume.


Nuestro libro anónimo
se escribe con tinta
la pregunta final o el abismo.


Así como la música busca el sonido
vamos trazando una señal.


Casa, hogar y caballo
testigo y mensajera.
Llegará acorazada a la leyenda
llena de nosotros aunque sin memoria
hasta aquellos que nunca sabrán
de quiénes fueron esas voces.



1 comentario:

Andrés dijo...


Maravilloso, amiga, me has dejado en vilo a merced de esa señal que forma el poema de la vida y nos trasciende a un olvido con huella, solo una leyenda donde no se puede precisar el origen, pero ahí queda en una de las metamorfosis de la belleza. Así lo he entendido, seguramente hay más, estoy seguro de ello. Eres una gran poeta. Un fuerte abrazo.