StatCounter

martes, 24 de septiembre de 2013

EN LA DISTANCIA

No poder decírtelo es alegría,
no encajar en un jardín.


Suerte es no saber nuestros nombres,
estar rodeados sólo de horizonte
-inmensos y largos-
como interrogantes imantados.


No salir nunca a buscarte,
repetir algo hasta el cansancio
y saber que eso no es
-que eso no llega -ni nunca llegará-


Estar segura del silencio
segura del misterio,
de tu sueño,
de mis viajes.


Conocerlo todo y no decirlo
-imaginarnos todo-
amarte siempre más allá,
más lejos de la conclusión,
sólo en nosotros,
con palabras sin rescate,
con nuestro grito sin compañía.

1 comentario:

A. Elisa Lattke Valencia dijo...

Esa última estrofa es preciosa. Es un texto hermoso donde el amor se siente en cada verso.

Un abrazo, querida Clara.