StatCounter

domingo, 19 de octubre de 2014

Del libro inédito "Animalario"


Dedicado a Luis Ángel Marín Ibáñez























Hay un águila volando en la noche.
Quiere alcanzar nuestra música herida
el himno de los ángeles encarnados.
Le arrojamos pedazos de nacimiento,
la osadía de esa primer mirada
algo que una su vuelo a nuestra melancolía.
Flotantes entre dos libertades.
Una,  que no es más que esencia,
la otra, un viaje truncado por la ley.

Queremos que el águila amanezca
que resista en la verdad de sus alas.
Pero ella ya ha decidido su dios.
No come ni busca nuestro alimento.
Todo lo sostiene en preguntas y en rocas,
en un cielo rebelde que no llama a nadie.
Vuela en la coartada de nuestro sueño
así  jamás hayamos aprendido a soñar.

Nos parecemos.
Pero nunca nos miramos.

Sentimos caer sobre nosotros
            las lágrimas del águila