StatCounter

jueves, 26 de febrero de 2009

COBARDÍA

(Autor de la foto: Julkastro - Flickr)

Miedo
a que alguien te lama la herida,
miedo a que rescaten tu animal en ahogo,
a abrir los ojos al vacío,
y a no poder contener tu río.

¿Acaso vas a dejar que todo el tiempo
caiga derrotado en capas grises?
Así simplemente,
sin raíces, sin sentido,
sin nunca ver la puerta.

¿Acaso vas a morir
en ausencia de ti mismo?
Ausente siempre de ángeles,
del agua burbujeante en el alma.

Es miedo.
Tu mas invencible enemigo.

miércoles, 25 de febrero de 2009

POEMA No XV
De alguna forma,
debo regresar siempre a tus silencios,
para buscar las claves,
lo que flota divagando en tu sonrisa,
luego,
perseguir la ruta de tus ojos
colgados del vacío.

Inevitable
ponerle un nombre amoroso a tus segundos,
querer el sello quieto de tus dedos,
amar en ti aún lo que no es mío,
la cueva de tu ausencia,
la puerta cerrada de tu reflexión.

Así,
recojo de tu tiempo
lo que mas quiero de ti,
esos retazos de vida suspendida,
migajas de misterio
que recopilo a tus espaldas.

Sí,
me gusta hacerte mío cuando huyes,
y esperarte,
mientras vagas por planetas o por mundos,
pues cuando regresas,
parece que vuelven los aires a la luz,
y diría,
que coleccionaste siglos
y que te colgaste mas tristeza.

Pero bajan de pronto tus ojos,
a dibujar en mí todas las estrellas,
a destapar la sustancia de mis tres dimensiones,
los límites ansiosos
de mi piel y mis sueños.

Entonces,
guardo los trazos de tu sombra
como el agua esconde su acertijo,
mientras volvemos al origen,
al crujir de la sangre,
al sueño y a la vida.

lunes, 23 de febrero de 2009

SOY TU MILAGRO


Si la sombra no fuera más que fracaso
no habrías estallado ese día
con tu mano de hombre ensayando el consuelo
a pasos torpes, pero al fin mío.

Para qué el remordimiento ahora
si el pasado es una bandera muerta
si nada mas queda una arista del tiempo
rogando por aire, por calor , por paz.

Reposa aquí tu cabeza
en la oculta suavidad de esta espina
vamos a inventar la miel
a recoger las uvas
y a regar el llano,
que tal vez nada fuéramos sin cicatrices
tal vez habríamos volado en contravía
como dos aves ahítas y despreocupadas.

Tus pasos cargan milenios
en tus dedos vuelan aromas
rojo es tu cuerpo
blanco tu abrazo
tu mirada es un cristal
y yo soy solo copa.
Soy también
tu milagro.


sábado, 21 de febrero de 2009

DIGNO FUNERAL

(Autor de la foto Vermeer48 Flickr)

La historia
hizo su viaje completo.

En las mañanas
fue fría y compuesta,
en las noches
hizo trizas las horas.

Ahora está muerta
-como debe estar-
Pasaron
los minutos de gloria,
la vida,
su vértigo.
PASION LEJANA


Por las rendijas
miro a esa otra
de versos granulados
de sangre en desorden.
Mi antiguo cuerpo baila
a salvo en su inconsciencia
adornado de pequeñeces
de músicas.

Hoy,
como duele esta luz,
ella clava mis venas,
le pone nombre a todo,
sin tonalidades,
sin sombras.

En el pasado
la llovizna de colores,
de perfumes,
la locura.



AMOR VERSUS MUERTE


Un día,
en el lugar de las fichas
colocarán mis huesos.
Volveré al vacío,
a la esencia.

Pero antes,
tal vez te invite
para ver si tus brazos
me recuerdan la luz.

No haremos fiestas
porque será un descubrimiento.
una salvación.



miércoles, 18 de febrero de 2009

EL ENCUENTRO

Nació hace siglos
la raíz de este encuentro
aun llevo esa piel
la que bebe tu azúcar.

Apenas apareces,
te coloreo los brazos,
desnudo tu huella,
aunque pases de largo
me rompen los destellos.

Una y otra vez desfilas
detrás de ese cristal
-sin tiempo-
alumbrando tus facetas
en el vacío de las horas.





PREGUNTA SIN RESPUESTA



Reptando sobre mi carne
el rastro de tu espuma.
Despojo de tu sal,

ritual de un océano.


Puedes leer el libro
de mis picos de locura,

sabes de la cuota leve
que le exijo a tu lengua,
del pulso firme
al perfilar esa meta.

Tiembla el vino en la copa
ante una visión de ternura,
arde
con este incendio de pieles.

¿Te acuerdas cuando querías
de la nada mi nombre?
Cuanto te respondí
desde entonces.

Saboreas mi muerte,
renacida cada noche
en el arco de tus piernas,
también sufres mi vida,
la que jamás tocas,
la que no distingue
el límite del secreto.

Cuánto
de tantas respuestas
te abrieron mis templos en ruina.

Esperando tu calor
en esos inicios sin aire,
pregunto
si mi sangre alcanzará
para todo este destello.

MARINO
El agua en la arena
arrulla su descanso
nadie sabe ahora
el tamaño del secreto.

Mis ojos no quieren caerse
de esta brisa con aretes tibios
y los lienzos de tu nombre
decoran mi cuerpo.

Pienso en nuestro universo
que se alarga
más allá de este infinito
con su figura de espectro
de ilusión
de vuelos.


AMANECER


Dejaste un aire de cuchillos,
pero por encima está el sol
y escurren tonos de risas,
música.
Son estacas que me clavan
en el muro de los vivos.
ESTRELLA
De tu cielo hoy llueven plumas,
van diluyendo mis rocas de angustia.
Hoy reposo,
en soplos leves,
en perdones.