StatCounter

domingo, 30 de mayo de 2010

UNA TORMENTA Y EL CRISTAL EN ORACIÓN


























Ha llegado a esta zanja de mi vida


el corte preciso que remueve el cimiento,


el telón de niebla tras el juego de luces,


cómo pasadizos de súbito contraste.




Quién sabe por qué la lágrima tiene su pulso,


por qué siempre acapara los cauces,


las maldiciones que remueven el poniente


o la esquina que se instala en el sueño.




Quién sabe,


tampoco quiero saberlo.




Si de pronto se levantara el rompeolas


y en el agua se repararan las cimientes,


habré de atrapar de nuevo el signo de la inocencia,


la sonrisa que semeja una cosecha de nidos.




Tampoco sabré entonces


del reflujo que contiene las claves,


la vida es madera de corazón noble,


también es lo inalcanzable


y lo perdido.

martes, 25 de mayo de 2010

CARTA ABIERTA EN SOL MENOR A DESTIEMPO



Este tiempo que nos hizo y nos quebró,



no ha querido cancelar los soles,



se me vienen encima tus burbujas incendiarias,



y yo te respondo con nidos sigilosos.







No sé por qué ignoraste la combustión



en aquellos años que fueron nuestra red.



¿Por qué ese fluido que siempre camuflaste



y que ahora se te agiganta y me grita?



¿Por qué?







En aquel entonces,



estuvimos lejos pero también cerca.



Hoy,



solamente estamos lejos



y lejos.

miércoles, 19 de mayo de 2010

Un instante en un caleidoscopio



En el minúsculo recinto del pensamiento

ahí es donde se desviste la acidez de una lágrima

o la curva que impulsa la luz de los espacios.


Todo amanecer va con la impronta de nuestros fantasmas

o quizás con el aura desquiciada de un ángel recién nacido.


Podemos hacer del agua un brocado de música

o una avalancha entre ahogamientos

-todo en el pequeño espacio de una idea-.


Cuántos relámpagos se lamen los brazos amputados,

solamente porque la ceguera es ambiciosa

y quiere derramar su teorema.


Hay sueños que pueden recitar sus canciones,

saltar en el limbo de las almas,

en el cuerpo amable del imposible tan terco a su fórmula.


Si.


En ese espacio atiborrado de falacias también hay

danzas que pueden tener la transparencia de una verdad,

así sea en un glorioso navío soportado sobre estacas flotantes.


Terminaremos de todas formas mudos,

ajustados en la grieta oscura de la tierra,

adentro del tiempo,

como en un cataclismo ajeno a nuestras culpas.


Entonces,

¿Por qué no dejar que ese polvo esparza su tornasol?




 

sábado, 15 de mayo de 2010

PARA UN POETA SIEMPRE TRISTE


















Quién sabe cuándo te cansaste,



por qué ni el diluvio penetra tu ventana,


quién sabe,


de que están hechas las paredes de tu sarcófago,


en qué desierto te hirió esa lágrima de hiel.






Hay pasadizos irrecuperables, lo sé,


todo animal nocturno ama su sombra,


se arropa con el hielo que suda su coraza


y no hay aldabas que se apiaden de su espiral.






Ni la persistente hiedra podrá hablarte,


ni mucho menos la flor con su halo irreflexivo,


tampoco el verso que te busca en su afán


y termina siempre ciego,


mutilado.





miércoles, 12 de mayo de 2010

POEMA NÚMERO CUARENTA Y CINCO MIL

Fotografía de Katiachausheva. Link:



Voy a abrirme a tu calor en el centro de mi nido,



con tu pecho en el cenit cual hamaca agitada,



que me cerquen tus rodillas porque te dejo ser dueño,



mientras cierro mis ojos para que me ahogue tu mar.







Quiero hacerme una cobija con tu caricia larga,



con la lana que desprende tu selva en libertad,



liberaré cuatro gritos en mi guitarra sedienta,



para la saciedad de tu lengua,



para tus dedos en flor.



jueves, 6 de mayo de 2010

HICISTE QUE MIS VIDRIOS ABRIERAN SUS OJOS


En el rompecabezas de mis arenas

eran los sueños resequedad de sombras,

pero irrumpió tu pócima, tu caricia noble,

y se detuvo el imposible con su arma insistente.



Desde entonces,

he venido subiendo los peldaños del cristal,

degustando un norte sin linderos,

siempre norte y tus dedos,

en la cima del agua, a tu costado.



Y he descubierto un silencio nuevo en nuestras frentes,

como corona de embrujo al final del beso

o cuando saboreo caminos en tu espalda.



Ya no hay sequía atrapada entre las uñas.



domingo, 2 de mayo de 2010

FUE AYER TARDE CUANDO LLOVIMOS

























(Fotografía de Katiachausheva-Flickr: http://www.flickr.com/photos/katiachausheva/2703466820/sizes/o/in/faves-28366317@N03/)


Todo está contenido en el planear de esta tarde



habla la luz a la sorpresa que magnifica tu nombre,


a ese remolino de banderas con cabelleras sueltas.






Todo se construye al recaudar palabras perdidas,


aquella catalepsia que inundó el tiempo.






Cuánto cardumen ha salido del coral,


ahora mismo, hasta ese pulso de piel,


se está anidando inquieto en tu zigzag de fuego.


Viejas corazas pierden su membrana y me dejan desnuda,


afanosa de esas prisiones donde bebí el mosto.






No se qué hacer ante esa letanía de futuros,


me exige un horizonte con su línea irrevocable.


No sé que hacer con mis linderos,


apenas alcanzo a atrapar mis recintos mientras me diluyo.