StatCounter

martes, 10 de marzo de 2015

Éxodo



He vuelto a ser la misma de antes,
la que finge caminar el mundo
subterránea en sus cuatro soledades.


He vuelto a arrastrar con dificultad mi cuerpo
para acercarlo a esa otra que nunca está,
        -hueco de huesos.


Estaba esperándome a mí misma
en la última esquina dónde fui feliz
                             -hace mil años-
cuando ser desgraciada era mi libertad,
                      -mi vestido invertebrado.


Ningún beso me pudo corromper,
nada logró alejarme del fin del mundo,
arrancadora de eucaliptos,
desertora de las retaguardias.