StatCounter

domingo, 11 de diciembre de 2016

LA PESTE

Entonces,  resulta que en medio de una galaxia casi infinita y gracias a una milagrosa conjunción de factores, en un minúsculo planeta - microscópica y bellísima esfera compuesta por minerales, agua, gases, células -   apareció una sorprendente forma de materia,  denominada “vida”.
No obstante, para este planeta enano,  dicho milagro fue su propia desgracia.
Una de las especies surgidas,  dividió el ya pequeñísimo territorio en parcelas aún menores, y dentro de cada espacio quedaron confinados grupos que se odiaron entre sí. Egoístas, ambiciosos y violentos, se mataron unos a otros. Regaron sangre y cadáveres por doquier. Se agredieron y explotaron sin misericordia. Se dedicaron al culto de sí mismos y al culto de lo material y en procura de obtener poder, fama y bienes,  apelaron a los métodos más viles  y arrasaron con todo lo que estuviera en frente .
El planeta enfermó. La fiebre lo atacó, los retorcijones y pústulas le explotaban por todos lados, vomitaba y escupía. Se fue muriendo a pedazos.
La funesta especie miraba cómo el hogar de dónde había surgido su existencia se derruía, pero nada podía evitar que estos seres dejaran atrás su fatídica condición de peste. No eran el milagro que todos creían, ni la suerte del planeta. Eran todo lo contrario. Bacterias dañinas, un virus mortal. Su misión de destrucción no podía ser  detenida.
A medida que el daño iba tomando forma, igualmente se vislumbraba el abismo por el cuál todo desaparecería.  Lo único que les quedaba era mirar al espacio. Emigrar hacia otro planeta, hacia otro cuerpo sano, como lo hacen siempre los bacilos infecciosos.

miércoles, 20 de julio de 2016

INDEPENDENCE DAY

En este mundo tan democrático y libre
cada esclavo tiene su precio.
Depende de cuánto le sirva al amo.
Hay esclavos abundantes y baratos.
Son leña con corazón
animales de carga y sueño.
Son fáciles de desechar
deambulan por el mundo
hambrientos y rogando.
Los esclavos baratos
limpian la casa
venden sandalias y blusas,
pegan ladrillos y aran la tierra.
Saben contestar el teléfono y mentir:
“EL AMO NO ESTÁ”
Conducen autos, camiones y limusinas,
disparan un arma, ofrendan su vida  y pescan.
Las esclavas sin saberse esclavas
son carne para la sed del amo
carne para licuar entre las  piernas
bocas incoloras,
cuerpos garabateados.


Los esclavos baratos
tienen el alma partida por la mitad
                   y la voluntad mutilada.
Su religion no es de biblias ni de templos
su libro de oraciones permanece insepulto
pero rezan
porque rezar es la forma menos maldita de callar.
Tienen dioses vanos e invisibles
otros más peligrosos de carne y hueso
y también dioses estampados en billetes
dioses mezquinos que exigen eterna humillación
dioses de papel tan necesarios
para alcanzar la libertad de ser pobres
la sospechosa libertad de no llamarse esclavos
ser libres en el contrato de todas las mentiras
libres porque alguien lo gritó y todos le creyeron.


Hay otros esclavos más costosos.
Esclavos de exquisita sustancia
Se forman  en establos selectos.
Aprenden finas artes y muchas acrobacias:
Economía
Leyes
Informática
Medicina
Aviación
Ciencias
De todo lo aprendido
ordeñarán su cerebro
para enriquecer a sus dueños.
Serán esclavos de lujo
sofisticadas herramientas
esclavos expectantes de una gran limosna
una que alcance para conseguir
una lujosa guarida de esclavos
Para comprar  un auto parecido al del amo
Para hacer  algún viaje parecido al del amo
Para pagar el mismo psiquiatra del amo
Para ser como el amo sin dejar de ser su esclavo.


Los esclavos caros miran a los baratos
y dan gracias a dios por tanta dicha
aunque ellos tampoco sientan el peso de su esqueleto
aunque crean que es menos pesada su cadena.
Igual su tiempo huele a la saliva del amo.
Su mirada mira al suelo sin preguntas.
Sus rodillas conocen los pasadizos del silencio.
Las puertas que de pronto se cierran.
Las ventanas de un solo horizonte.
Estaciones siempre iguales con un solo monarca
y su mirada de veneno irreversible.


Y hay amos de muchas clases
aunque al final todos sean iguales.
Unos van vestidos de uniforme
otros de corbata o de sotana
unos llevan cruces
otros media lunas
-cualquier otro signo intimidante.
Su gesto es el mismo
metal de artillería
metal de ganzúa
y buenas maneras para disimular.
Un púlpito monumental
un florido discurso
y el halo invisible de una unción.
Los  amos entienden que el alma no existe
que la naturaleza es la ley
-su simple fórmula de fuerza-
que solo el poderoso es Dios
y que muchos han nacido para obedecer.


Por eso los amos
miran tranquilos su ventana iluminada
------------------------- en cada amanecer
vuelven a poner sus pies en tierra
confiados en su verdad de lodo y roca.
Si acaso temen, es al resto de amos
jamás a quienes pisan en la espalda.
Una sola página está escrita en su alfabeto sagrado:
el buen esclavo calla
el buen esclavo obedece
el buen esclavo no golpea paredes
no rompe las páginas del libro.
El buen esclavo no entiende que es esclavo.



sábado, 11 de junio de 2016

TALLER DE ESCRITURA


Estas palabras están escapando  ahora mismo del poema, no quieren permanecer en él. Quieren volverse agua de mariposas  y repetir tres olvidos. No quieren ser poema. Quieren llegar lejos hasta donde ellas no existen, hasta donde nadie las ha escrito, hasta el silencio con sus dedos cortados y su desperdicio de sangre. Mira cómo se van las palabras. Mira cómo va desapareciendo el poema. Míralo qué bello, qué extraña rotura con su olor de madera. Míralo. Nadie lo escribe. Nadie lo lee. Nadie lo  escucha. Ha nacido al fin el poema perfecto.




lunes, 9 de mayo de 2016

TESTAMENTO V

No me digas madre
dime solo mujer
o llámame por mi nombre.
No me agradezcas nada
la fuerza de la naturaleza
no deja mayores opciones.
Lo mismo hubiera hecho
si hubiera sido leona o zarigüeya.
No te sientas culpable si me olvidas,
olvidarme es tu derecho, tu obligación.
No me felicites el día de la madre
no me traigas flores ni regalos
a menos que alguna vez quieras hacerlo
porque me consideras una más de tus amigos.
Si ya no te sirvo no me busques
no me tengas compasión ni cargues conmigo.
No te sientas obligado
la cuenta hace mucho tiempo está saldada.
Todos los pasos llevan a la vida
no se vale retroceder ni mirar atrás.
Fuimos dos que se cruzaron en su viaje
estuvimos juntos entre emociones, mar y cielo
luego nos separamos y eso fue todo
                                          nada más.

domingo, 8 de mayo de 2016

MARÍA MADRE

Esta fue mi mujer.
Mi mujer volcánica.
La que amaba los remolinos.
La de un sólo ojo como dios.
Esta fue la que me invadió.
La que vino yéndose desde otras.

La que dejaré quedándome en las demás.


martes, 8 de marzo de 2016

Álbum

María era cerrada como una casa triste.
Isabel combatía de día y de noche
y en las paredes pintaba caminos truncos
para poder descansar.
Beatriz aunque falleció hace tiempo
no quiso irse ni me deja en paz
por eso escribo aquí que cuando vivía
tampoco tenía dónde encontrarse
y que se fue preguntándole todo a los evangelios.
Berta estaba partida por la mitad
tenía una marca envenenada en un muslo
tres arañazos y una canción divinizada.
Angélica amaba las tablas de multiplicar
porque los números son los mayores impostores.
Alejandra.
No digo más.
Alejandra y basta.
Leticia coleccionaba palabras de colores
inventó un alfabeto de letras metálicas
en él había cuchillos, pulseras y aviones.
Abracadabra Enriqueta
mariposario en tus cabellos
saliva verde en la garganta
y dos lagos amarillos en los ojos.
Cleotilde inversa.
Luz
inversamente proporcional.
Fidelina con-versa.
Tresa por cuatra.
Cuatra por cinca.
Mil millonesas.
En fila india,
bailando rondas.
Callando.
Gritando.
Luchando.

Publicado hoy 8 de marzo de 2016 Día de la mujer

domingo, 7 de febrero de 2016

ANTECESORAS


He aprendido a caminar
como desprendiendo de mí otras mujeres.
Mujeres de apedreada memoria y faldas molidas.
He aprendido a elevarme
mientras caen como pieles de paloma.
Aves milenarias que cantan al llorar.
Mujeres con caras pintadas
y voces vapuleadas por la enfermedad del viento.
Abrazándome
con sus colas de pantera en el fondo de la tarde.
Tiran dados con alas para mi suerte de seis números,
                           para mi sal evaporada.
No puedo abandonarlas ahora,
así esto sea la felicidad.
No soltaré a esas mujeres,

pues recién descubro que las quiero.














Fotografía tomada de este link: https://elliegudi.files.wordpress.com/2012/11/8020696705_b09e3b9b6b.jpg