StatCounter

miércoles, 20 de julio de 2016

INDEPENDENCE DAY

En este mundo tan democrático y libre
cada esclavo tiene su precio.
Depende de cuánto le sirva al amo.
Hay esclavos abundantes y baratos.
Son leña con corazón
animales de carga y sueño.
Son fáciles de desechar
deambulan por el mundo
hambrientos y rogando.
Los esclavos baratos
limpian la casa
venden sandalias y blusas,
pegan ladrillos y aran la tierra.
Saben contestar el teléfono y mentir:
“EL AMO NO ESTÁ”
Conducen autos, camiones y limusinas,
disparan un arma, ofrendan su vida  y pescan.
Las esclavas sin saberse esclavas
son carne para la sed del amo
carne para licuar entre las  piernas
bocas incoloras,
cuerpos garabateados.


Los esclavos baratos
tienen el alma partida por la mitad
                   y la voluntad mutilada.
Su religion no es de biblias ni de templos
su libro de oraciones permanece insepulto
pero rezan
porque rezar es la forma menos maldita de callar.
Tienen dioses vanos e invisibles
otros más peligrosos de carne y hueso
y también dioses estampados en billetes
dioses mezquinos que exigen eterna humillación
dioses de papel tan necesarios
para alcanzar la libertad de ser pobres
la sospechosa libertad de no llamarse esclavos
ser libres en el contrato de todas las mentiras
libres porque alguien lo gritó y todos le creyeron.


Hay otros esclavos más costosos.
Esclavos de exquisita sustancia
Se forman  en establos selectos.
Aprenden finas artes y muchas acrobacias:
Economía
Leyes
Informática
Medicina
Aviación
Ciencias
De todo lo aprendido
ordeñarán su cerebro
para enriquecer a sus dueños.
Serán esclavos de lujo
sofisticadas herramientas
esclavos expectantes de una gran limosna
una que alcance para conseguir
una lujosa guarida de esclavos
Para comprar  un auto parecido al del amo
Para hacer  algún viaje parecido al del amo
Para pagar el mismo psiquiatra del amo
Para ser como el amo sin dejar de ser su esclavo.


Los esclavos caros miran a los baratos
y dan gracias a dios por tanta dicha
aunque ellos tampoco sientan el peso de su esqueleto
aunque crean que es menos pesada su cadena.
Igual su tiempo huele a la saliva del amo.
Su mirada mira al suelo sin preguntas.
Sus rodillas conocen los pasadizos del silencio.
Las puertas que de pronto se cierran.
Las ventanas de un solo horizonte.
Estaciones siempre iguales con un solo monarca
y su mirada de veneno irreversible.


Y hay amos de muchas clases
aunque al final todos sean iguales.
Unos van vestidos de uniforme
otros de corbata o de sotana
unos llevan cruces
otros media lunas
-cualquier otro signo intimidante.
Su gesto es el mismo
metal de artillería
metal de ganzúa
y buenas maneras para disimular.
Un púlpito monumental
un florido discurso
y el halo invisible de una unción.
Los  amos entienden que el alma no existe
que la naturaleza es la ley
-su simple fórmula de fuerza-
que solo el poderoso es Dios
y que muchos han nacido para obedecer.


Por eso los amos
miran tranquilos su ventana iluminada
------------------------- en cada amanecer
vuelven a poner sus pies en tierra
confiados en su verdad de lodo y roca.
Si acaso temen, es al resto de amos
jamás a quienes pisan en la espalda.
Una sola página está escrita en su alfabeto sagrado:
el buen esclavo calla
el buen esclavo obedece
el buen esclavo no golpea paredes
no rompe las páginas del libro.
El buen esclavo no entiende que es esclavo.